Controla los berrinches al cambiar el pañal en 6 simples pasos

Cuando tu hijo acaba de nacer, seguro lo viste como una cosita pequeña y frágil que podrías lastimar con solo respirar cerca. Y el momento de cambiar pañales era también una faena y un temor al sostener sus piecitos. Y siento que el cambiar pañal, es uno de los mayores retos de todo padre.

Y al principio puede no ser algo tan complicado, pero se pone en verdad serio cuando el berrinche al cambiar el pañal se empieza a hacer casi una costumbre. Y debes saber que los niños son unos tremendos receptores de emociones. Pueden sentir si estás de prisa o estás disfrutando el momento.

En base a esto, te pueden facilitar la vida o complicarla de maneras desproporcionadas. Por eso el día de hoy te quiero presentar algunas técnicas para este momento que debería ser algo tan simple, pero que termina siendo un paseo por el camino de la desesperación.

6 consejos para manejar el berrinche al cambiar el pañal

berrinches al cambiar el pañal

Así como la hora de dormir, el momento de cambiar el pañal, debe tener una rutina. Claro que no vas a pasar una hora para llegar al proceso de cambiado, pero sí debes hacerlo de forma divertida para que tu hijo entre en un estado apacible y “manejable”.

1. Hazle saber del cambio de pañal

Tu hijo, aunque un bebé, debe saber lo que estás a punto de hacer. Directamente con palabras y señalando al pañal, por lo que, cosas cómo:

  • ¡Alguien necesita un cambio de pañal!
  • Uff, algo huele mal por aquí.
  • Parece que alguien dejó un regalito en el pañal.
  • Creo que es hora de hacer un cambio de pañal.

Todo dicho con tono juguetón. Esto le hará saber a tu pequeño que le vas a hacer un cambio. Así evitarás y minimizarás la lucha que muchos papás terminan sufriendo por el berrinche al cambiar  el pañal.

2. Serenidad y paciencia

Los pequeños, fácil, pueden llevarse alrededor de 3 a 5 cambios de pañal por día. Por lo que el cambio de pañal cuando hay berrinches, puede ser insoportable y un dolor de cabeza sin igual. Por eso es muy importante mantenerse en calma.

Como mencione más arriba, los pequeños pueden sentir tu miedo y desesperación (risas, jeje) así como la poca paciencia que puedas experimentar en estos momentos. Mantenerte con calma puede hacer de estos momentos, algo, al menos, no tan desesperante.

Aquí puedes conectar por empatía y enseñarle a ser consciente de su cuerpo. Usa bien tus palabras porque los bebés hasta dos años, pueden sentirse avergonzados si no usas bien tus palabras. Se trata de hacer de este momento algo manejable y no de humillar.

manejar los berrinches al cambiar el pañal

3. Que se enfoque en otra cosa

Los juguetes favoritos serán tu mejor aliado en este momento. Así que debes tenerlos cerca siempre, incluso si vas de salida a la calle con tu bebé. Cuando el berrinche al cambiar el pañal es casi inevitable ese juguete favorito te salvará el momento.

Al sacarlo y hacerle juego con él, cambiarás su atención a algo más que hacer berrinche durante el cambio de pañal. Podría funcionar igual si metes al juego tus llaves, otro pañal limpio, el talco o cualquier otra cosa. Aunque si se quedan con las llaves, será otro berrinche si se lo intentas quitar.

Por eso es que el juguete será tu mejor aliado. Del mismo modo, haz caras tontas, esto casi siempre funciona así que haz una combinación de caras tontas con el objeto en cuestión para distraer.

4. Canta canciones

Pocas son las mamás que tienen una voz buena para cantar, pero para los hijos, son las melodías más hermosas que pueden escuchar. Por esta razón, el cantar o al menos tararear las canciones favoritas de tu bebé, te evitarán el berrinche al cambiar el pañal.

Cualquier canción que le guste puede funcionar en este momento. Y si, además haces esto, cuando le cambias el pañal y nada más, entonces prácticamente estará esperando la hora de cambiar pañal. Será un proceso sin conflictos y hasta divertido para tu bebé.

5. Narra lo que estás haciendo

Esto definitivamente tienes que hacerlo cuando te encuentres sin estrés, de otro modo, tu bebé sentirá tu estrés y también él/ella terminará estresado/a. Habla de manera firme pero tranquila cada paso de lo que estás haciendo.

Cuando miras directo a sus ojos, ellos parecen estar hipnotizados casi como si estuvieran en una conversación sin palabras contigo. Y si además le sumas que estás narrando cada paso del cambio del pañal, el impacto será mayor.

Puedes usar este momento para platicarle cosas de tu día, qué sucede en tu vida y cosas así. Tal vez no te entienda nada de lo que dices, pero definitivamente, tu bebé estará escuchando y por otro lado, te estarás desahogando si es que lo necesitas.

6. Que se ponga a ver algo

Si no eres mucho de hablar y te da pena hasta cantar cuando no tienes compañía, entonces necesitarás en tu casa algo que lo distraiga si es que los juguetes no cumplen con su función.

Puedes poner el cambiador cerca de la TV o cambiar su pañal cerca de la TV. Poner algún dibujo animado o usar el celular para poner algo divertido mientras lo cambias, debería ser considerada la última opción, pues no es una buena idea que se acostumbre a tener algo portátil a la mano siempre cada que quiera.

Un bebé cambia mucho y muy rápido durante sus primeros dos años de vida. Lo que en un momento funcionó, podría ya no funcionar un par de meses después. Es solo cuestión de ir midiendo a tu bebé para ver qué es lo que funciona, pero sin perder la paciencia nunca.